RAFAEL  CALZADA - Partido ALMIRANTE BROWN  

ESCUDO

No Oficial

Arco de Entrada

HERÁLDICA

Forma: Oval, filiera de su color, timbrado.

En Campo único de plata el dibujo del fundador. Como timbre una divisa terciada en franja de azur y plata reverso de gules,  plegada sobre si misma en los extremos  y cargada con un lema de calidad y nombre de caracteres góticos de sable. debajo de los extremos enfrentados una cabeza de equino y un lambrequin, ambos de gules.

El todo sobre una cartela rectangular de azur.

En  http://profesor-daniel-alberto-chiarenza.blogspot.com.ar/2010_09_01_archive.html

se reproduce este blasón sin especificar autor, fecha, etc.

 

Arco de Entrada

 

En la parte superior en medio punto una corona de laurel estilizado, RAFAEL CALZADA y debajo seis círculos azules y seis más pequeños con uno central.

Ubicado en la avenida San Martín, recibe al visitante, antes de cruzar las vías del FCR. Fue inaugurado en 1966 con motivo de celebrarse el 57º aniversario de la fundación de la ciudad. Su construcción se debe a la Comisión Ejecutiva de Festejos Públicos de R.C. que agrupaba a numerosas entidades locales de Bien Público, presidida por el señor Horacio López Alcoba

 

 

HISTORIA 

 Rafael Calzada

Allá por Octubre del año 1908 el Dr. Rafael Calzada decide llevar adelante la escrituración pública de venta de tierras que poseía, a un consorcio formado por los señores Carlos Fischer, Juan A. Monqaut, Juan Chiossone y Arturo Peralta Ramos. Dichas tierras las había recibido de un tambero de la zona como pago de honorarios por servicios profesionales prestados.

 La condición para entregar dichas tierras era que debían subdividirlas en manzanas y lotes y formar un pueblo denominado “ Villa Calzada”.
En Mayo de 1909 se realiza el primer remate de 1235 lotes ( de un total de 5.000) en 29 manzanas de terreno y algunas fracciones reservadas, entre las actuales calles R. Calzada-Gorriti-Lerroux- San Martín, Destinándose para plaza la manzana comprendida entre las calles Rivadavia-Colon – Mitre y Lavalle.

La base establecida era de m$n 3 ( tres pesos moneda nacional) por mes el lote y en plazos de 80 meses. Para incentivar la construcción se ofrecían un millón de ladrillos para los primeros compradores a razón de m$n 1.- por mes el millar, durante 24 meses.
El remate estaba fijado para las 2 p.m. sobre los mismos terrenos. Se debía pagar una seña de 6 mensualidades en el Banco Galicia. En julio la empresa del F.C.Sud establece un parada de trenes en el Km. 21,361 entre las estaciones de Mármol y Claypole, designándola con el nombre de Villa Calzada.

El 18 de julio se funda el pueblo de Villa Calzada siendo presidente de la Nación el Dr. José Figueroa Alcorta; gobernador de la Prov. De Buenos Aires el Sr. Ignacio Irigoyen e intendente del Partido de Alte. Brown el doctor Atilio Perrando.
La piedra fundamental fue colocada en el centro de la plaza 25 de Mayo y bendecida por Luis Duprat, vicario general de la Arquidiócesis de Bs. As. Los padrinos de la ceremonia fueron Vicente Blasco Ibanez y Celina Gonzalez Peña de Calzada ( una medalla recordativa recuerda la fundación del pueblo).

En el acta de fundación del pueblos quedó simultáneamente constituida una Comisión de Fomento, integrada por: Presidente, José Miranda Luaces, vicepresidente, Juan Valldoseras; secretario, Adolfo G. Feijoo y Jose M Renart; tesorero, Miguel Guzman Vazquez; vocales: Juan Palestra, Amadeo Raggio, Manuel J. Guerrero, Raimunda Areas, Agustín Centurión, Joaquín J. Ibáñez, Cesar Calzada, leandro Miguez, Calos Malagarriga, Ramón Chaubell, Manuel Roses, Claudio Trigo, Luis Mendez Calzada, Antonio Sarnadeses, J. Brown y Francisco L. Ibáñez.

En agosto son aprobados los estatutos de la Sociedad de Fomento que constaban de cuatro capítulos y 32 artículos. En mayo de 1911 la Sociedad de Fomento, que había fijado domicilio en la cap fed, dio a conocer una circular por la que se dirige a los vecinos solicitándoles un esfuerzo para que la villa reúna todas las condiciones de un pueblo conocido y progresista. Solicita un desembolso de 0,50 a 1 a todos los compradores de terreno en Villa Calzada, alrededor de 500 propietarios. El producido permitiría a la Sociedad la difusión de la enseñanza dotar a la villa de alumbrado, pagar el personal que mantenga limpia las calles, plantar árboles, etc. Aquellos que contribuyeran con un peso a mas tendrían el carácter de Socios Protectores. La circular estaba firmada por José Miranda Luaces, como presidente y Juan Valldosera, como secretario.

En septiembre de 1910 son aprobados los planos presentados por el Dr. R. Calzada para la construcción de un chalet frente a la estación ferroviaria. Su constructor fue Pio Ricagno. En diciembre de 1911 el Dr. Rafael Calzada comienza a residir en la villa en el chalet “ La Celina” que fue un obsequio que hizo a su esposa. Estaba ubicado en la manzana de terreno limitada por las calles R. Calzada, 20 de Septiembre, Colon y Rivadavia, con entrada sobre la citada en primer término. El predio incluía el edificio principal, una segunda construcción para el personal de servicio, molino, frutales, parque, etc. y fue centro de reunión, donde personalidades de la época se hicieron presentes, como Ortega y Gasset,  López de Gomara, Salvador Rueda, Marco M Avellaneda, etc. En 1950 un incendio provocó su completa destrucción, perdiéndose muebles, biblioteca, obras de arte, etc.


En ese año (1911) el doctor Rafael Calzada logra la instalación de la escuela nacional Nº 50 primitivamente destinada al barrio la Mosca de Avellaneda. Pertenecía al sistema instituido por la Ley Lainez en virtud de la cual se dictaban clases hasta 4º grado, debiendo completarse los dos grados superiores 5 y 6º en escuelas de ciclo completo situadas en pueblos vecinos.


En 1912 el consejo nacional de Educación designa directora de la Escuela nacional Nº 50 a la señora Leonor Fontán de Finnegan, quien tuvo a su cargo la organización y puesta en marcha de la primera escuela que tuvo la localidad.
En ese años se instala el primer teléfono en la nueva villa en la casa del doctor Rafael Calzada del cual pudo servirse el pueblo hasta que establecieron varios aparatos en los domicilio de Jose A. Castaño, Jose´ B.. Trias, Alejandro Miroli y en la administración del Cementerio.

 

Se crea una estafeta postal con el nombre de Villa Calzada de la clase 23 es decir de las ínfima categoría que comenzó a funcionar en la casa particular de don José Torlaschi, almacén La Rosa ubicado en la calle Rivadavia entre 20 de Septiembre y Altamira.
Rafael Calzada, desde su fundación hasta fines de la década del 20 se caracterizó por ser una zona de explotación eminentemente agrícola-ganadera, ya que su mayor riqueza provenía de los productos obtenidos en las quintas, chacras, montes frutales, granjas y tambos. También era importante la fabricación de ladrillos que provenían de varios hornos ubicados en distintos lugares. Todos los caminos eran de tierra, intransitables en época de lluvias y con extensos pantanos que se formaban en esas épocas, ocupando lugares bajos, sin desagües, etc. Y que solo desaparecían con el transcurso del tiempo y la ayuda de días secos. Recién en 1940 se construye el primer tramo pavimentado, de solo tres metros de ancho, sobre la avenida San Martín, que conectaba a las vecinas localidades de Adrogué y a José Mármol. La progresiva parcelación y venta de los predios más importantes fue determinando una nueva fisonomía del primitivo núcleo poblado y agrupado sobre uno de los costados de la vía férrea, para ir extendiéndose paulatinamente y provocando, al mismo tiempo, una lenta desaparición de las explotaciones ganaderas y agrícolas que habían predominado hasta entonces. En la década del 50 se ensancha la avenida San Martín y se inicia la pavimentación de las principales –las más pobladas- arterias de la villa, lo que le fue dando una nueva característica a la población. Se fue desarrollando un comercio que todavía se halla en evolución, agrupándose especialmente sobre tres arterias: Colón, 20 de septiembre y San Martín. 

 

La localidad de Rafael Calzada fué declarada ciudad en 1969, por decreto del Superior Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, luego de exitosas gestiones de las fuerzas vivas locales

 

En el mes de noviembre de 1992 se colocó en el partido de Almirante Brown, en la localidad de Rafael Calzada, la piedra fundamental de lo que hoy es nuestro Hospital Oñativia. Corría el mes de abril de 1993 y el Oñativia se ponía en marcha. Tres años demandaron para su construcción.

Un decreto del día 22 de febrero de 1996 anunciaba, en su primer artículo: "Habilitase al uso público el funcionamiento de los servicios del Hospital Provincial Descentralizado Zonal General de Agudos Dr. Arturo Oñativia dependiente del Ministerio de Salud, ubicado en las calles Tucumán y Jorge de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown".

 

En la actualidad las zonas despobladas van desapareciendo. En toda su extensión, que es de carácter llano, se levantan casas de familia, comercios, etc. Alternando con manzanas de tierra poco o nada edificadas. Los edificios – casas o chalets- son generalmente de planta baja o de planta baja y primer piso muchos con pequeños jardines.

  

Más Información http://www.rafaelcalzada.com.ar         HISTORIA

http://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Calzada

Página Web  http://www.rafaelcalzada.com.ar/
El Ombú de los Rincón

Si bien no se tiene la fecha aproximada del mes y año de su nacimiento, sabemos que asomó a la vida sobre la llanura de la campaña de la provincia de Buenos aires allá por el siglo XVIII, donde hoy existe el partido de Almirante Brown, en la ciudad de Rafael Calzada. Aún hoy está de pié y en pleno vigor vegetal. Esta enorme hierba gigante a superado los 200 años de vida y es para la familia Rincón, "sus propietarios", lo mismo que un escudo de tradición familiar.

Según contaban los antecesores familiares, que allí bajo la sombra del Ombú estuvo tomando mate el Restaurador Don Juan Manuel de Rosas, cuando de paso por la campaña asomaba su elegante figura por aquellos parajes. Es sin duda este ejemplar el único sobreviviente a tantos años de historia, y su figura la única y más vieja de todo el distrito de Almirante Brown. Esta familia que se afincó a sus plantas, o sea los Rincón, son los descendientes de los Diaz del Rincón (españoles) y los Molloy (irlandeses) y son residentes en la zona desde el año 1800. Desde entonces a los días de hoy han marchado por el tiempo junto a este viejo y querido Ombú; fueron sucediendo generaciones tras generaciones, y con ellos su escolta a través de los años. Es éste un humilde reconocimiento al mudo testigo del paso de los siglos: el Ombú de los Rincón.

MÁS INFORMACIÓN http://www.rafaelcalzada.com.ar/       Historia - Otros Datos Interesantes
   
El Clima
       

                                       VOLVER