LOS CHIRIGUANOS  - Departamento  BERMEJO    

(también como Doctor Ezequiel Ramos Mejía)

ESCUDO

 

 

LOGO MUNICIPAL

Comisión de Fomento de

 LOS CHIRIGUANOS

 

HERÁLDICA

Forma: romboidal ángulo superior tronchado cortado filiera de sable timbrado.

Trae en el primer cuartel sibre tapiz de plata un sol naciente de plata condiecisiete rayos lanceolados de lo mismo sombreado de gules con un lema toponímico de letras capitales ariales de sable sobre quince de ellos.

Trae en el segundo cuartel sobre tapiz de sinople movientes de los cantones diestro y siniestro de la punta dos antebrazos desnudos de carnación que estrechan sus rudas diestras en el centro y sostienen un hacha de plata (gris) mango de su color que invade el primer cuartel.

Ornamentos: como timbre dos banderas  unidas  la diestra de azur con un triángulo de plata, la siniestra terciada en faja de azur y plata con un sol de oro en el centro.

Brochantes de los lados inferiores y cruzadas por lo bajo dos troncos de su color cargados con un lema toponímico de letras ariales capitales de plata. 

SIMBOLOGÍA

Las banderas del timbre, provincial a la izquierda y nacional a la derecha, recuerdan su pertenencia a ellas y la inscripción inferior sobre dos troncos que reflejan su potencial forestal dicen su pertenencia al departamento..

El sol superior alumbra con su fuerza el advenimiento de una nueva población LOS CHIGUANOS refleja en su expresión la esperanza puesta de manifiesto cada día de labor para consolidar en los hombres su fe de labor.

Los brazos con sus rudas manos entrelazadas sosteniendo el hacha el homenaje y recuerdo a los primitivos hacheros que le dieron vida con el esfuerzo cotidiano de los trabajadores que cristaliza el desarrollo de esta localidad.

LOGO MUNICIPAL

El escudo municipal a la izquierda y Comisión de Fomento de LOS CHIRIGUANOS a la derecha.

HISTORIA DEL ESCUDO El 17 de Abril de 2001, mediante las normas legales vigentes, la Comisión de Fomento, comunica que como único símbolo representativo, de la localidad debe llamarse a concurso, para realizar el escudo que represente la localidad de Los Chiriguanos, y el Docente Antonio José Rodríguez aportó el escudo que se adopto
HISTORIA 

La localidad de Los Chirigüanos, se encuentra ubicada en  la zona norte, al oeste de la Provincia de Formosa, a 406 Km. de la Capital y a 28 Km. de Laguna Yema, localidad más cercana. A 60 Km. del Bañado La Estrella hacia el Norte y a unos 50 Km. del Río Bermejo hacia la zona sur.

Su nombre proviene del grupo étnico de los Chiriguanos que se llaman a sí mismos avá o Kambá, denominación despectiva que le pusieron los quechuas. Por su tendencia a " acriollarse " se convirtieron en los principales trabajadores de la zafra. Se basaron principalmente en la agricultura,  y cultivaron el maíz, porotos, calabazas, mandioca dulce, sorgo, melones y algunas frutas.

Tras las investigaciones de docentes y el aporte de viejos pobladores, la comisión de fomento y los concejales, le dieron el "visto bueno" institucional al 20 de agosto, tomando justamente ese día, aunque 76 años atrás,  se habilitó en el lugar la estación del ferrocarril y se fueron afincando los pioneros.

Asentada a la vera del ferrocarril General Belgrano en el Ramal C 25 y lindante con la Ruta Nacional 81, la misma pavimentada. Que debido a esto, la ruta que cruzaba el centro del pueblo, fue corrida a unos 800 mts. hacia la zona norte del pueblo. Donde hoy naturalmente se terminó de asfaltar entre ésta localidad y la de Ingeniero Juárez, en el mes de Agosto y el 21 de Septiembre de 2007, se declaró unida toda la Ruta Nacional 81 con la provincia de Salta, acto inaugurado por el Señor Gobernador Dr. Gildo Insfran.

Esta localidad tiene el clima subtropical con estación seca donde el predominio de lluvias es de 600 Mm. anuales aproximadamente. Con una temperatura de hasta 50° y con un viento norte que predomina desde mediados de los meses de Julio hasta Marzo. Cuenta con un terreno árido seco apto para el cultivo con riego, con una vegetación típica de la zona, donde predomina el quebracho colorado y blanco, el palo santo y el algarrobo, que hoy sufren su devastación masiva para trabajarlo y exportarlos mediante los aserraderos instalados en la zona.

La población no cuenta con suficiente tendido de red de agua potable, esto obliga al Gobierno Municipal a instalar bombas subterráneas para abastecer a la población, y mediante camiones cisternas que trasladan el agua desde las bombas y de la Localidad de Laguna Yema, ya que ahí se cuenta con un embalse de agua en la laguna, prevista para abastecer la zona en tiempo de sequías con lo que se provee a zonas de influencias, norte y sur de la jurisdicción de la localidad.

El 50% de la población tiene un ingreso mensual de $ 150 dependientes de Planes Sociales, un 35% tiene un ingreso de Jubilaciones graciables de $ 100 y/o otros tipos de Pensiones. El 15% de la población es del sector Empleados Públicos, de los cuales el 10% es empleado municipal que tiene un ingreso mínimo de $ 450 y un 3% Docentes.

Hoy se cuenta con 5% de desocupados, los cuales emigran en busca de trabajo.

En cuanto al aspecto socio económico esta localidad se encuentra con la Necesidades Básicas Insatisfecha (NBI) que trae como consecuencia un importante déficit habitacional que dificulta el desarrollo de muchas familias que debe asinarse en cuartos estrechos y precarios. La situación se revertirá pronto ya que en la localidad se encuentran construidas 60 viviendas y que en un tiempo perentorio serán entregadas.

La economía se basa en la ganadería, obrajes y del sector público.

La localidad de Los Chirigüanos, cuenta con una amplia jurisdicción, que abarca de norte a sur con una extensión de más de 100 Km. Y que debe atender a sus necesidades de acuerdo a las épocas en las que atravesamos. La época más dura es la de primavera-verano ya que se debe atender a las escuelas y moradores de la distintas zonas, en época de sequía.

En la zona norte contamos, con las Escuelas 478 La Rinconada y su anexo La Represa , y las Escuela 522 de El Lindero estas escuelas atienden a niños netamente criollos.

En la zona sur se encuentran las Escuelas 423 de El Aybal, El Silencio y su anexo de El Peligro. Estas se encuentran en dos comunidades aborígenes de la etnia Wichí Tekle, las mismas en la rivera del Río Bermejo, El Aybal, El Silencio y la comunidad de El Peligro a ribera del Arrollo El Teuquito. La asistencia es permanente tanto en lo sanitario como en lo humano. También en esta zona se encuentra la escuela del Paraje Las Lagunitas, donde el alumnado es criollo.

Para ambos lados se comunica mediante rutas y caminos vecinales.

Los Chirigüanos, cuenta con una cantidad de más de 1.320 empadronados para votar, y una población de más de 2.000 habitantes contando con toda su jurisdicción.

 

Más Información

 

 Página web

http://www.loschiriguanos.gov.ar
Pueblos Indígenas

 

Chiriguanos

La provincia de Formosa fue habitada, sobre todo, por tres grandes grupos de aborígenes que vivían en distintas regiones. Ellos eran los tobas, los matacos y los pilagás.
Estos grupos arribaron al territorio después de verse obligados a emigrar de la selva boliviano-paraguaya. Huían de las tribus cuya ferocidad atentaba contra la seguridad de sus vidas.
Las tribus chaqueñas que habitaban este suelo eran de distinto origen lingüístico y practicaban una economía cazadora y recolectora. Se distinguían los guerreros abipones y los canoeros payaguás, a orillas de los grandes ríos; hacia el interior estaban los guerreros matacos y hacia el oeste los chiriguanos.
Existían, además, comunidades de mocovíes cerca de los abipones y chulupíes junto a los chiriguanos. Con la palabra guaraní guaicurú se designó a tobas y pilagás, con mataco-mataguayos, a los que ocupaban el oeste.
Los guaycurúes y los mataco-mataguayos se parecían culturalmente, por lo que se los denominaba "chaquenses típicos". Se hallaban organizados en grupos y su vida se desarrolla aún hoy en un ambiente de trabajo primario. Dedican su vida a la confección de trabajos en maderas, tallas, mates, ceniceros, artículos de totora, paja y palma, a la construcción de sillas, canastos, sombreros y balsas. Los cestos que confeccionan sirven para guardar granos, los decoran con guardas y hacen además jarrones y tinajas. Cada grupo posee sus costumbres, lengua y vestimenta propias.
La presencia de los indios matacos fue muy importante y aguerrida en la zona de los primeros asentamientos estables, sobre todo en el centro de la provincia.
Eran básicamente pescadores y recolectores, pero también practicaban la caza y la agricultura como actividades secundarias. Habitaban las regiones aledañas a los ríos Pilcomayo, Bermejo y Teuco. La pesca la realizaba con arpónes de unos cuatro metros de largo. Vivían en chozas de ramas y paja, sin puertas ni muebles, y se vestían con pieles de venado.
Transcurrida la segunda mitad del siglo XIX, los distintos grupos aborígenes asentados en las márgenes del río tomaron contacto con el primer blanco que se apostó en la región: el dueño de la primera compañía a vapor del Bermejo, Natalio Roldán. La desconfianza inicial que le tuvieron fue vencida en poco tiempo por el buen trato y, pronto, casi dos mil de ellos comenzaron a trabajar en las obras emprendidas.
La política nacional hacia los indígenas se completó con las misiones religiosas. Luego de realizar un vasto reconocimiento de distintas zonas del Noreste y, tras largas gestiones, en el año 1899 surgió la Misión de San Francisco Solano de Tacaaglé sobre el río Pilcomayo. Su fundador fue el padre Terencio Marcucci, quien recibió 20.000 hectáreas de laboreo para los indios tobas.
En líneas generales, el funcionamiento de la misión seguía el modelo de las misiones jesuíticas instaladas hasta el siglo XVIII. La misión compraba toda la producción a cada familia productora con un precio uniforme y luego la colocaba en la plaza de Formosa.
En plena conquista, sin embargo, el contacto entre misioneros y aborígenes conoció momentos muy difíciles, cuando la exploración del Bermejo implicó la muerte de misioneros jesuitas, como el padre Gaspar Osorio y el padre Ripari, sacrificados en 1639. Años después, corrieron la misma suerte el padre Salinas y Pedro Ortiz de Zárate. El martirio de algunos abrió camino para el trabajo abnegado de otros, que en oleadas sucesivas y con suerte desigual fueron llegando a estas tierras.
El sacerdote Franciscano Roque Chielli dedicó los mejores años de su vida a ayudar a los chiriguanos y sus primeros años de trabajo transcurrieron en la misión La Loma de El Tabacal hasta que, en 1970, un acontecimiento imprevisto sacudió su pacífica existencia: llegó la orden de desalojar de inmediato.
La catequesis de los franciscanos entre los aborígenes se distinguió por un gran respeto a su lengua y sus costumbres.
Filatelia   2006 Yaguareté

PATENTES

   

                                        VOLVER